historia

El Partido de Ayacucho fue creado por Ley el 19 de Junio de 1865 de división de Campaña al exterior del Río Salado y su respectivo Decreto Reglamentario del 31 de agosto de 1865. El nombre hace referencia y rinde homenaje a la última batalla librada por la independencia, el 9 de diciembre de 1824.

El Partido se halla ubicado en lo que se denomina la zona de Tandilofú, nombre de arroyo a cuyas márgenes se halla la ciudad cabecera, y resultó de la división de los partidos de Tandil, Mar Chiquita y Vecino. También por la Ley del 9 de Julio de 1865 se creó el Partido lindante de Arenales, el cual se adscribió Ayacucho según Decreto del 16 de Enero de 1866.

Las primeras autoridades de Ayacucho fueron las de Arenales, es decir el Juez de Paz designado para Arenales en enero de 1866, Don José Zoilo Miguens. La primera Corpopración Municipal se eligió a principios de 1867 y estuvo integrada por los municipales Felipe Brizuela, Juan B. Molina, José M. Muñoz, Pedro Luisoni y Manuel Martínez.

No habiendo centro depoblación en ninguno de los partidos, Miguens hizo gestiones para la fundación de uno, que se concretó en el espacio correspondiente a Ayacucho, y fue llamado Arenales en sus comienzos. En 1868 se decidió el cambio de denominación, considerando la ubicación real del pueblo.

El 22 de Junio de 1866 se aprobaron los planos, mesura y trazado del egido, quintas y chacras, fecha esta que se considera fundacional de la ciudad de Ayacucho.

Hacia fines del siglo, los dos partidos pasaron a formar uno solo, bajo el nombre de Ayacucho.

Don José Zoilo Miguens, a quién se considera fundador del pueblo, debe su interés por la campaña bonaerense a su fuerte raíz criolla, ya que sus ascendientes se vincularon a las actividades ganaderas a partir de fines del siglo XVI.

Miguens fue amigo íntimo de José Hernández, autor de la obra literaria gauchesca "Martín Fierro", por lo cual en una de las estrofas del libro hace mención a Ayacucho en honor a esa destacada amistad.

La tradición ganadera viene desde tiempos anteriores a la creación del partido de Ayacucho, ya que las primeras estancias de la zona se formaron en la época en que Martín Rodríguez fundó el fuerte Independencia (Tandil). En el momento de la fundación de Ayacucho no había alambrados ni otro tipo de cerco que limitara las 92 estancias que había en el partido. A partir de 1877 se registran los permisos para alambrar, que se irán incrementando rápidamente.

Otro hito importante para la ganadería fue la fundación de la Asociación Rural de Ayacucho, en 1882, que en 1883 realizó su primera exposición.

Con respecto a las fuerzas policiales, en un principio éstas estuvieron en el mando del Juez de Paz, que disponía de una partida policial, pero en 1880, el gobierno de la Provincia nombró Jefes de Policía, siendo designado para Ayacucho el Sub Comisario José Ordoñez

Las primeras preocupaciones de Miguens, ya fundado el pueblo, fueron la educación y la asistencia espiritual de la población. Fue así que por pedido de la Corporación Municipal, el 23 de agosto de 1867 se creó la Viceparroquia de Ayacucho y Arenales, cuyo primer párroco fue el presbítero Feliciano de Vita y su patrono, San Luis Gonzaga.

El Templo fue inaugurado el 21 de junio de 1884, pero fue demolido el 1918, iniciándose la construcción de uno nuevo.

También la institución pública fue inquietud de Miguens, ya que en 1867 comienza el dictado de clases, quedando inauguradas oficialmente las Escuelas N°1 de varones y la N° 2 de niñas el 10 de noviembre de 1867, funcionando en edificios provisorios. Recién el 25 de mayo de 1887 serían inaugurados los primeros edificios para las Escuelas Públicas.(hoy Esc. N°1  Domingo Faustino Sarmiento, mixta).

También creció en Ayacucho la enseñanza privada, y la incorporación de Manuel Vilardaga al Consejo Escolar, se agilizó la creación de nuevas escuelas en la Ciudad y en la Campaña, como así también se creó la Biblioteca Pública (1891).

Con respecto a la educación secundaria, recién en 1913 se creó la Escuela Normal Popular, nacionalizada el 1948, hoy Escuela Normal nacional.XXX

 

La higiene y la salud pública también fueron preocupación de las primeras autoridades; en 1884 se inaugura el hospital Ayacucho, cuyo primer director fue el dostor Jacobo Z. Berra.

Aunque la actividad ag´ricola era muy escasa, ya que la creación de nuevos partidos era para extender la zona dedicada a la ganadería, en 1876, se instala el molino San Juan, harinero de propiedad de Juan Labat, considerado la primera industria de la zona. En 1880 se instala la primer Barraca y Grasería, de Don Luis Bouson,  a quién cabe el honor de ser un pionero en la faz comercial agropecuaria, como así también en las actividades sociales y culturales.

El periodismo se desarrolló en Ayacucho desde sus primeros periódicos, simples hojas manuscritas que contenían las noticias del día, cabe mencionar entre los más destacados: El Imparcial, El Despertador,

La Reforma, La Verdad, La Voz del Pueblo, La Unión, La Voz de Ayacucho, La Minerva, El Porvenir, etc.

Con respecto a las comunicaciones, éstas se hacían a través de las mensajerías (pasajeros y Correos) y el traslado de mercaderías en pesadas tropas de carretas. Sin embargo, en 1880 llega el primer tren de Ayacucho, continuando el ramal llegado a Dolores.

Otro servicio público como el alumbrado, se inició con la instalación de la primera Usina Eléctrica en 1903, propiedad de los hermanos Javier y Rafael Suárez.

El tlégrafo se instaló en 1877, y en abril de 1913 se libró al servicio público la línea telefónica.

En 1934, Ayacucho fue elevado a la categoría de ciudad, marcándose el inicio de una nueva etapa.

Son de destacar las numerosas actividades culturales desarrolladas por instituciones ya tradicionales, como por ejemplo la Escuela Municipal de Enseñanza Artística e Idiomas, a través de sus departamentos de Música, Idiomas y Cerámica.

 

Calle 9 de Julio